miércoles, 18 de septiembre de 2013

MEDALLONES DE SOLOMILLO CON LECHE "RECETA DE MIS PRIMOS AMALIA Y JOSÉ LUÍS" (BIS)



INGREDIENTES.- (Para 10 personas).- 3 solomillos de cerdo grandecitos, (en éste caso, pesaban unos 700-750gr, cada uno), 1 y 1/4 litros de leche (ó un poco más si lo necesitase).

Aceite oliva virgen extra, el necesario para cubrir (escasamente) el fondo de la cacerola en la que se va a cocinar, 2 pastillas de caldo de carne, 4 quesitos, unos 6-8 dientes de ajo, sal (poca) y 1 cucharita de las de café, escasa, sin colmo,  de queso azúl ó roquefort.


MODO DE HACER.- Se limpian los solomillos y parten en trozos de unos 3 cmts, de grosor, reservar. Pelar los ajos y laminar, reservar.

Se pone en la cacerola el aceite y se acerca al fuego, cuando está templado se añaden los ajos y cuando empiezan a cambiar de tono, se incorporan los medallones de solomillo.

Se rehogan bien, hasta que están dorados.

 








Se añade entonces la sal, la leche, las pastillas de caldo y los quesitos. Se mezcla bien y deja cocer a fuego lento, para que la leche se vaya reduciendo.


Cuando vemos está la carne casi tierna, subimos el fuego y ya sin parar de mover, pues enseguida intenta pegarse.

Empieza a tomar un color tostado la salsa (antes era blanquecina), muy bonito.


Añadimos el queso azúl ó roquefort, se mezcla y en cuanto veamos está la salsa bien de punto (no clara, pero tampoco demasiado espesa), se prueba de sal y si no hay que rectificar, se aparta.

Servir bien caliente. 

La guarnición al gusto. 


NOTAS.- Esta receta, lo único que tiene de malo, es lo que salpica desde que empieza a tomar el color tostado la salsa, hasta que se aparta.

 Luego toca fregar bien la vitro...

Como es natural, la receta és la misma, pero con la salsita queda tambíen estupenda. Es distinta la presentación, pero casi más jugosa así, la salsa está rica, rica.

Ya veis que la diferencia con la otra receta, es que en la otra se deja reducir la salsa hasta quedar en el aceite.

Pero entonces, hay que subir el fuego antes, ya que si nó, la carne estaría demasiado tierna.

Esta carne en medallones, al igual que si es el solomillo entero, tiene la ventaja también del precio, es económica, fácil de hacer, y se puede hacer de un día para otro.

Como todas las carnes, toma más el sabor.

Pues me encantó ¡¡¡rico,rico!!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario